Gabriela Borraccetti

El Universo en tí

Buscar

VENUS: lo que todos sabemos y lo que más o menos - por Psicoastrologuía

Todos tenemos una aproximación general a Afrodita que comienza con las palabras belleza, equilibrio, paz, seducción, sexualidad pasiva, estrategia, igualdad, balance, tribunales menores, dinero de bolsillo, Benéfica Menor, etc. Pero lo que subyace detrás de todo esto es el ida y vuelta que se produce entre dos personas que se consideran entre sí pares, iguales e igualmente importantes. El tema de la importancia deriva de ser la más solar de las diosas y la coloca en un foco luminoso que está irradiando la luz a través de su mirada clara y de elemento aire.



Por lo cicho, no existirá la menor duda de que hay diálogos que debemos incluir en la escucha receptiva, amorosa y restauradora de lazos que esta diosa preside. Se trata de aquellas charlas para el buen y justo consejo, o toda vez que intentemos invocar en el otro, a ese espejo que nos devuelva la mirada que intentamos plasmar cuando nos preguntamos algo. Es esa clase de conversación que tanto anhelamos por falta de un ejercicio venusino que nos saque del ombligo marciano de ir por lo nuestro y no mirar a nuestro alrededor.


A diferencia de su complementario Ares, Venus sí mira al cruzar la calle. Mira hacia ambos lados porque es cauta y sabia. Conoce las debilidades de los que por llegar primero, "autosuperarse", ganar y como le llamen a "conseguir más", van contramano y atropellan a los demás. Oh, la competitividad nuestra de cada día! Cuantos reciben y se exigen esa cualidad como si fuera una meta suprema para ser "exitosos"!, no?


Los diálogos de Venus, no son tontos. No se habla solo de cuadros y bellas artes. Esta Diosa no utiliza la Porción Aurea solo para hacer dibujitos que resulten bellos. Produce un sentido que armoniza y restaura el excesivo peso que se le pone o se le quita a aquellas cosas que nos sacan de eje. A diferencia de Mercurio, Afrodita escucha porque funciona como espejo. Tampoco absorbe como la Luna que trabaja por "identificación" y sentimiento. Afrodita preside las charlas donde la ecuanimidad se hace presente y se esfuma la susceptibilidad, típica de la Luna. A cargo de ésta última, están los famosos "ponete el saquito antes de salir", o "vení que te consuelo, te doy un pañuelo y te apapacho".


Afrodita, lejos de estar alcanzándote un pañuelo para tratarte como a un hije, se sentará frente a tí para que le cuentes lo que te sucede y por supuesto, no estará pensando en cuantas posibilidades más hay de que otra cosa de las que dice o escucha, serían factibles de incluir en el diálogo para ver cuantas caras tiene un diamante. Por supuesto que no hay que olvidar algo muy importante: escuchar, para esta diosa, es un acto de amor. Para Mercurio, un acto mental.


Con Mercurio nos enteramos de las noticias, de los chismes, nos reímos, estudiamos, nos engañamos también. Con Afrodita nos calmamos, nos miramos al espejo en el otro y entendemos que no estamos solos.


Después de este pequeño artículo que solo tiene por objeto rescatar un aspecto del diálogo, espero que tengan en cuenta que bajar la competitividad y subir un poco el volumen de la escucha, puede hacernos mejores. No dejen que las metas que les proponen en el trabajo (Saturno), les inunden la vida con la autosuperación. Sola, esa función es hiriente y egoísta. Un poco más de Venus, por favor!.


Que disfruten de su diosa y háganle los honores que ella devolverá lo que recibe...

52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo