top of page
Gabriela Borraccetti

El Universo en tí

Buscar

Psicoastrologuía: como detectar a Saturno en nuestra Carta Natal

De seguro hay aquí personas que tienen poca, bastante o ninguna noción de que representa Saturno en nuestra Carta Natal. Hemos leído muchos artículos explicativos, pero intento aquí hacer un resumen didáctico que nos sirva para detectar cuales son las señales de su actividad y su mensaje, cuando éste implacable maestro toca los puntos importantes de nuestro Mapa Celeste.



Por este motivo, espero que el siguiente escrito, sirva como guía ante aquello que nos da la impresión de algo terrible, pero que en el fondo, nos da la oportunidad d e enfrentar los miedos, desandarlos y así, trabajo mediente, lograr el efecto que tuvo el Sol sobre el sarcófago de Drácula. No hay mal ni sombra que sea eterna cuando podemos abrir una ventana a la luz de la consciencia.


Para conocer al impulso vital que este dios representa, hay que desandar el camino de obstáculos que nos plantea, para poder llegar a una sabiduría que solo se alcanza al resolver la barrera, la contradicción o la ambivalencia que existe entre espíritu y materia. De hecho, con solo mirar su símbolo, encontramos la Cruz, -símbolo del mundo material-, unido al semicírculo, -el alma en esta encarnadura-. Ambos conforman las dos caras de una moneda que se nos escurrirá muchas veces de las manos hasta poder rendir la lección que exige encontrar el camino hacia una mayor sabiduría.


Digamos que Cronos, -su nombre griego-, es aquel que nos impone aprendizajes en base a duros bloqueos, restricciones, miedos y culpas. Su principal herramienta son la soledad, la impotencia, la escasez, el aislamiento y el sentimiento de no ser autoridad o de tener problemas con figuras que la detenten.


Según la Casa y el Signo que este astro ocupe en la Carta Natal, podremos recopilar algunas pistas acerca de cuales son nuestros principales desafíos y también nuestras mayores superaciones, no sin mencionar que junto con las experiencias difíciles, se nos brindará siempre la posibilidad de buscar la raíz del miedo, del fracaso y del dolor que un día nos devolverá la sabiduría que hemos olvidado gracias a querer ignorar el lado oscuro de la psique. El fruto del trabajo arduo que Saturno exige, debe ser consciente y paciente, convirtiendo al final al mendigo en príncipe y la bestia en la bella.


Psicoastrologuía: como detectar a Saturno en nuestra Carta Astral
Glifo astrológico de Saturno

Como todos sabrán, -o por lo menos intuirán-, no es difícil reconocer el momento en el que este planeta comienza a movilizar los puntos complejos de nuestra Carta Natal. Tanto la frustración, el desespero por algo que no conseguimos, el desengaño, los retrasos, el fracaso, la depresión, separaciones u otros sentimientos siempre lúgubres, nos muestran el comienzo, -o más bien la continuación-, de temas que tenemos pendientes de resolución y que han sido relegados a lo largo del tiempo, con la esperanza de ser superarlos por arte de magia, olvido o simplemente esperando que el tiempo lo borre.


Por lo general, no nos avenimos a encarar el problema sino hasta que el llamado de su guadaña nos desborda de angustia o desesperanza. Solo ante ese paisaje de páramo y soledades, rodeados de un halo oscuro a nuestro alrededor, es que damos los primeros pasos para buscar una salida. Dicha salida no puede ser nunca una huída. Se trata de un camino de "iniciación" sumamente arduo por medio del cual necesitaremos aprender alquimia: transformar el plomo en oro es algo que solo pueden lograr los que enfrentan sus miedos, sus sombras y sus demonios.


Es frecuente que un tránsito de Saturno nos lleve al psicólogo, al terapeuta holístico o a aquellas personas que prometen hacer de Chamán frente a nuestro dolor. Por supuesto que aunque nos ayuden, nadie nos eximirá de transitar un pasillo se obstáculos, muchas veces oscuro y pesado; aunque una vez que hayamos logrado atravesarlo, saldremos del otro lado con una libertad renovada y un velo menos sobre nuestra conciencia.


Es necesario recalcar que los seres humanos aprendemos por contraste: no sabemos de lo bueno si no hemos experimentado lo malo, no sabemos del valor de la contemplación si no hemos experimentado la soledad, no conocemos la abundancia si no pasamos por la escasez y por lo general, cambiamos el concepto de abundancia, soledad, carencia, impedimento o bloqueo, después de haber hecho contacto profundo e interno con todo lo que este maestro interior se ha propuesto enseñarnos.


Se dice que el basamento de una Carta Natal es la combinación Sol/Luna/Ascendente, es decir, lo que un ser quiere, lo que necesita y su forma de conseguirlo a través de sus actitudes. Sin embargo, hay un factor que no solemos valorar para conformar esta estructura o esqueleto que es sin dudas, la columna sobre la que se apoya y desarrolla nuestra vida: se trata también de lo que nos retrasa en el logro, luego nos hace sentir inadecuados, disconformes o inapropiados para llegar a ser la mejor versión de nosotros mismos.


Para las personas con este planeta en Signos o casas de Agua, (Cáncer, Escorpio y Piscis o Casa IV, VIII y XII), las lecciones vendrán a partir de temas como la soledad, las emociones, la locura, el alcohol, las drogas, el aislamiento, el temor a contactar con lo desconocido, la sexualidad, la impotencia, etc. Los tránsitos de este planeta pellizcarán con dolor ese sentirnos lejos del mundo, lejos de casa, lejos de los sentimientos que nos hacen más falta. Un tránsito de Saturno en Signo o Casa de Agua, nos hará sentir tan aislados como sea posible, y en ese aislamiento, tendremos que hallar el tesoro que esconde la comprensión, la compasión, la contemplación. Después de haber padecido la desafección de algún ser que para nosotros era importante, tendremos que dejar de huir de la soledad e internarnos en ella hasta amar la contemplación. En estos tiempos, no consideramos que las personas que encuentran felicidad en este modo de vida, sea alguien de "fiar". A menos que se trate de una monja de clausura o un monje Tibetano, sospecharemos de quien haya encontrado luz en una celda.


Para los que posean un Cronos en Tierra o en Casas de Tierra, (Tauro, Virgo y Capricornio o Casa II, VI y X). las lecciones tendrán que ver con encontrar el significado real de la materia quizá a través de la pérdida de un trabajo, de dinero, status, imagen y de jerarquía. La pérdida de aquel que sostenía económicamente a la familia, fuerza a los hijos a comenzar a trabajar desde muy temprano. También se puede experimentar el miedo a ser pobres por otras circunstancias y eso suele desembocar en el reemplazo de los valores personales por ladrillos o por dinero ya que son más seguros. Estas personas son capaces de trabajar a destajo sin disfrutar nada de lo que sus cinco sentidos podrían gozar. Saturno pretende dejar huella material tangible, en lo posible, erigiendo un monumento a la contribución social, construyendo un gran edificio, una estatua recordatoria en la memoria de los demás o cualquier otra cosa que le haga sentir que no ha pasado por este mundo sin reconocimiento. Sin embargo, con esta posición del planeta, se debe descubrir que no hay nada más perdurable que lo que se puede hallar en el mundo espiritual. En definitiva, el aprendizaje consistirá a grandes rasgos, en valorar no lo que socialmente se valora, sino lo que personalmente se considera valioso.


Para quienes posean a este Señor de los Anillos en Signos o Casas de Aire, (Géminis, Libra y Acuario o Casa III, Casa VII y Casa XI), las experiencias proporcionadas por el dios del tiempo, tendrán que ver con una incapacidad de comunicarse y conectar con los demás, ya sea a nivel personal o social. Sentirse inadecuado mentalmente o con dificultades para comunicarse correctamente, puede llevar a un aislamiento que se disfraza de desapego y que por esta moda de "desapegarse de todo", pasa como un ejemplo viviente de cordura. No obstante para la persona que padece en silencio de esta desconexión", se abre un abismo que le aísla y le corta el flujo de aire que permite analizar algo desde un punto de vista creativo, generando nuevas ideas o permitiendo una forma creativa de comunicarse y pensar. Toda vez que un tránsito de Saturno activa aspectos de la Carta Natal, traerá este tipo de temor: no ser entendido, el silencio doloroso, el temor a lo irracional, a no saber, a callar y a ocultar algo que le provoca desde extrañeza hasta disociación de una realidad que le perturba. El mensaje de esta posición saturnina, es el dominio de la mente como herramienta creativa. Se ha comprobado científicamente que concentrarse en un pensamiento, provoca cambios en la materia y por si no lo han visto, recomiendo el estudio de Masaru Emoto sobre las palabras y los pensamientos y la formación de Cristales de agua.


Llegamos ahora a la trinidad de Fuego: Aries, Leo y Sagitario o las Casas Astrológicas I, V y IX. La presencia de Cronos en estos Signos ejerce un bloqueo en la manifestación de la llama divina que cada uno porta como distintivo del entusiasmo, el sentimiento de ser únicos y la capacidad de ir por lo que queremos. El fuego es un elemento que al restringirse, -algo que Saturno genera-, nos quita alegría de vivir, coraje y capacidad de salir adelante de las circunstancias más difíciles. Tal como lo conocemos a través de las distintas fuentes de calor, sobre todo la del Sol, genera amor por la vida, luz y consciencia y por ende, nos hace acreedores a un sentimiento de merecer lo mejor de esta vida. Cuando este planeta ocupa Signos o Casas de fuego en la propia Carta Natal, al tocar con sus rayos nuestros planetas, generará una mengua en nuestra fe, así como también en nuestra capacidad de tomar iniciativas o creernos merecedores de alguna distinción. Es como si nuestra existencia careciera de significado y no hubiera forma de tener confianza en la vida. Actividad, creatividad, amor y sabiduría intuitiva, se ven puestos en tela de juicio dejando al ego empequeñecido y hambriento de experimentar la vida como un campo para explorar y manifestar nuestra individualidad a pleno.


En síntesis, cuando Saturno toque con sus rayos algo que te ha prometido como aprendizaje, se harán presentes sentimientos de pesadumbre. De una u otra manera pasaremos por algún tipo de "derrumbe" que tenderá primero a dejarnos a oscuras y luego, si nos comprometemos con la tarea de encarar nuestros miedos, fallos y fracasos, encontrar la respuesta que hace que un límite no sea un impedimento sino una declaración personal de lo que significa vivir conscientemente. Saturno te enseñará la sabiduría aunque ser sabio al principio, duela.

81 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page