Gabriela Borraccetti

Psicoastrologuía

Buscar

Psicoastrologuía: Carta de Asunción de Alberto Fernández

Quienes han leído la interpretación de la Carta de Asunción de Mauricio Macri, encontrarán que el Ascendente del momento está, al igual que en el mapa anterior, en el Signo de Piscis, salvo que Neptuno, su regente, se encuentra ahora despegado de la línea que marca el nacimiento de este gobierno.


Esta diferencia podría ser interpretada como una "imposición" por parte del ambiente más que la constante edición de la realidad que llevaba a cabo Durán Barba para crear una imagen etérea de los miembros de mayor importancia. Este hábil creador de realidades alternativas, fué el ideólogo que facilitó los falsos escenarios en los que se veía a la figura presidencial y a otras figuras de autoridad, caminar por escenarios llenos de extras. El aislamiento, las vallas y las fotos falsas, junto con un constante "cuento" de hadas, fueron el principal enojo de la oposición y un factor que ayudó mucho a generar ideas de popularidad, accesibilidad y aceptación basado en ambientes artificialmente decorados.


El desplazamiento de Neptuno y su contacto con el Sol, indican que existirá una constante tensión entre lo que se ve de la autoridad y lo que la autoridad es; aunque la figura máxima representada por Apolo, será muy proclive a andar de mezclado con la gente y sin ningún tipo de "protección" con respecto a aquello que represente todo movimiento que nazca del inconsciente colectivo. El eliminar las vallas y las selfies con el personal de la Casa de Gobierno, así como manejar su auto y no utilizar chofer hasta el momento en que el protocolo se lo permite, es lo que claramente coloca a Alberto Fenández en un lugar de "idealización" y accesibilidad, pero lo convierte a su vez en el foco del ataque por parte de los que intentan despedazar su imagen, tal como la mitología nos cuenta a través de la narración dionisíaca.


Los vahos neptunianos teñirán constantemente la figura presidencial y como en toda interpretación subjetiva, muchos verán en Alberto Fernández a un Cristo mientras que otros verán a un mentiroso. El hecho que se trate de una cuadratura, -distancia de 90 grados entre el Sol y Neptuno-, implica tensión e incomodidad gracias a la lucha que provocará oelaje entre la claridad y la confusión, la mentira y la iluminación, la consciencia y su falta, el sentido y el sinsentido, el contagio de la mezcla, el aislamiento de los demás.


Las manifestaciones predilectas de Sol/Neptuno, tiende constantemente hacia la dinámica víctima-victimario, por lo cual no va a variar mucho la constante discusión entre los que quieran adorar al gobernante y los que lo quieran condenar. Neptuno encuentra siempre la forma de filtrarse y de crear manchones de humedad aún en la foto más luminosa.


Júpiter en la Casa X, recién llegado al Signo de Capricornio, es otro de los atributos presidenciales. La preocupación por una justicia apegada a la ley, connota un deseo de impartir equidad a través de los códigos existentes (Capricornio). No obstante, la relación con Urano es el más claro indicador de la inminente reforma judicial próxima a convertirse en un poder independiente (Urano). Este aspecto entre el Benéfico Mayor y el dios del Cielo, son una promesa de renovación en todo lo que implique el funcionamiento de jueces y magistrados en general. También indicaría modernización, nuevas tecnologías, revolución cultural y expansión por medios hasta ahora no ensayados. Una gran visión de futuro permitiría medidas acertadas que pueden dar sus frutos además de tener influencia futura. Si hay dos planetas que hablan del mañana, son estos dos junto con el Sol. Todos conectados al ámbito del gobierno y a signos económicos como Tauro y Capricornio. La capacidad de "visión adelantada" de este aspecto, puede prevenir de amenazas nefastas incluyendo en temas relacionados al extranjero.


No obstante no hay que dejar de lado que la presencia de Urano en Signo de Tierra, despertará resistencia por parte de los más "conservadores".


Un dato de color que habla de esa "suerte" que trae Júpiter, es que en ese día de la asunción, la chapa patente del auto del presidente, salió en la quiniela. No encuentro mejor forma de explicar el símbolo de la unión entre Zeus y Urano: chispas de fortuna, beneficios impensados o una forma totalmente diferente de tratar con la riqueza. Quizá nos sorprenda que todas las reformas económicas, contengan elementos que hasta ahora, no se nos hubieran ocurrido.


En materia de comunicación existirá una consntante discusión al "divino botón". Mercurio, muy alto en la Carta Natal regente del Descendente (los que se oponen), contraría a la Luna. Esto es el máximo indicador de un enfrentamiento entre la razón y el sentimiento, con lo cual leeremos tonteras del mismo tenor que "Cristina no miró a Macri cuando le dió la mano", como si eso fuera un tema de Estado. Es información que apunta a la distracción intelectual y anímica y apela a la emoción más que a un acto de consecuencias ciertas. Contestar a ese tipo de pseudoafaltas o pseudoacusaciones, es lo que mantendrá en el candelero temas de nula importancia. Nosotros dejamos de ver, hablar o saludar a personas mucho más cercanas por minucias mucho más pequeñas que una persecusión política, pero la cuestión es sacar de foco el tema principal para velarlo con una tontera. Sin embargo el intercambio podría resultar inteligente si se cortaran las cadenas "repetitivas" de acción-reacción que la Luna promueve.


Por otra parte, se elevará a discusión todos los temas que refieran a la mujer y sus lugares de poder, el aborto, -Luna/Venus/Plutón-, y habrá muchas presiones a ser superadas. Esto no es un tema zanjado debido a sectores que aún conservan graves prejuicios al respecto.


El trígono Luna Plutón y la conjunción de Venus a Saturno, plantean una constante lucha por parte del feminismo para encontrar un lugar de poder y ser reconocido no como una amenaza sino como otro ámbito con necesidad de reformas profundas.


Lamentablemente, -y fuera de la Casa X que es la que muestran a los planetas que representan autoridad, bondad, generosidad, consciencia, luz-, encontramos que sigue activa la conjunción Plutón/Saturno, por mediación de la cual el poder económico ejercerá presiones. La unión de estos planetas a los que Venus se suma, unidos a una configuración "cabeza de cometa" con Neptuno y Marte incluidos, anuncia que existirá una lucha velada que abarcará desde ataques "por la espalda", hasta maniobras de afirmación allí donde no se las esperan. El apoyo que el gobierno recibe, indica que no se podrá atacar de frente a ninguna Hidra. Habrá que desarrollar herramientas para que no se pueda confundir un boicot económico, típico de Plutón/Saturno, con "fallas", -Marte Neptuno-, supuestamente accidentales.


De la misma forma, esta alineación que despide mucha energía mental, de ser bien utilizada, encontrará vías para intervenir astutamente en todo aquello que venga a tender neblina sobre el funcionamiento del gobernante. Es una alineación que no es exclusiva de uno o de otros, pero representa la necesidad de dar por terminados capítulos de un tiempo que no tiene más tiempo. El fin de un tiempo y el aferrarse a un tiempo, son frases en pugna, de distinto significado y sentido contrario. La veremos desplegarse en distintas ocasiones y bajo distintos escenarios ,advirtiendo que no se puede en ningún caso usar guantes de seda con quien viene con una daga a cometer un acto violatorio y abusivo.


Entre otras cosas, remover cúpulas, sobre todo en las fuerzas que empuñen cualquier tipo de armas, será un mode de sanear instituciones que se encuentran contaminadas por "vicios" que hacen del error de criterio una constante.


Si en la Casa XI se encuentran los proyectos del futuro y lo que aún no es ley, habrá que esperar una reforma en materia tributaria por medio de la cual el Estado recaude fondos. Se promete una eliminación de viejos parámetros y una reestructuración económica incluida la deuda. Esto fué anunciado desde antes de la asunción, pero hay que dejar en claro que lejos de ser mieles, la negociación estará plagada de artilugios. Combatir ese condicionamiento, exigirá medidas del mismo tenor y fuerza para transformar el impedimento en algo que prometa una renovación total de los límites y las limitaciones. Habrá que ser riguroso con la aplicación de la ley y es esa forma de actuar, la que permitirá construir un país que ponga "mano dura" con el extranjero que sin dudas, estará bastante ardido por Marte en la Casa IX. Los problemas que provengan del extranjero serán siempre generados por temas de poder, Marte no solo está en un Signo como Escorpio, -que no se viene con chiquitas-, sino que está en aspecto a Plutón, Saturno y Neptuno: temas que van a incluir cuestiones internas como externas que están más allá del territorio.


El poder real, económico y dominante, no se quedará mirando como Neptuno "despilfarra", -esa es la palabra de la que gustan usar-, los recursos repartiendo ganancias con todos.


Urano/Júpiter y Sol Neptuno, -representando ambos al gobierno central-, se enfrentará a Plutón/Saturno que son los que podrían encontrarse en las cámaras, los grupos concentrados de poder, terratenientes, poseedores de los territorios fértiles, productivos y estratéticos y todo lo que atina a la Casa XI, boicoteando lo que para ellos es un "atentado" contra la elite. Ese grupúsculo que ve los recursos del Estado como un negocio personal, ha concentrado una gran cantidad de riqueza y no en los últimos años. Esto viene de tiempos de privatizaciones que podrían verse afectadas y que por ende, vienen a protegerse de que el poder les sea arrancado.


No podremos transitar este período gubernamental sin estar atentos a lo que se mueve por "debajo" de lo que se ve.


Mientras tanto, Mercurio y Quirón tendrán que hacer un proceso de "sanación mental" y de elegir muy especialmente las palabras con las que habrá de transmitirse todo: desde deseos hasta medidas. Es una intención real cerrar la grieta y está claro que no se acudirá a ella para dividir. A diferencia de la Carta de asunción anterior que poseía aspectos de Urano/Marte, conjunción de Saturno a las luminarias avisando de las grandes restricciones que se iban a aplicar al pueblo y la gran agresividad que se desparramaría como un veneno, los planetas nos describen la existencia de un acuerdo mediante el cual los esfuerzos, se harán por un objetivo claro y una meta que nos lleve a reformular por completo la palabra "poder". La Luna/pueblo/país/masas/gente, se encuentra en contacto con un aspecto Plutón/Saturno ya "pasado", Es decir que lleva marcas de un pasado que le pesa y le ha parecido abusivo, El futuro es el Sol en lo alto y Júpiter secundando la casa XI, Esperamos que sea una presidencia brillante, justa y magnánima, -atributos de Zeus y Apolo-, sin dejar de observar que allí al ladito, está respirando una conjunción de Cronos y Hades tratando de proseguir con el abuso.


Marte en la Casa IX hace prever ataques diplomáticos o provenientes del extranjero. Esperemos que no se vayan de mambo. Es todo lo que puedo decir al respecto en un contexto difícil.


Como resumen, la Carta anuncia una figura gobernante que tiene brillo, apoyo, generosidad y aprobación popular, -nacido con una fase de Luna Llena-, pero que tendrá que convivir con una espada de Damocles que radica en el poder económico concentrado (Plutón-Saturno), que intentará atacar a su Luna, -supongo que esa es una mujer con un componente taurino como Cristina Fernández-, que se convertirá en el blanco preferido de Mercurio y sus noticias. Para ir contra ello, se necesitan métodos de igual intensidad y dirección contraria para contrabalancear el desgaste de energía y contrarrestar el abuso de viejas formas de autoritarismo acostumbradas a dominar y no a agachar la cabeza.


Las reformas que ha anunciado Fernández, hacen ver venir un tembladeral para aquellos que se sienten desafiados a tener que soltar riqueza acumulada de forma desigual. Nos espera un largo camino en el que no hay finales escritos porque lo terminamos por escribir nosotros.


Por último, tendría bastante más por decir, pero no quiero ni darle de comer a los que están en contra, ni asustar, ni elogiar en demasía la figura del actual presidente y su gabinete. No obstante, tengo que aclarar que soy una más atravesada por ideas y deseos, con errores y subjetividades, pero hay algo que no soy ni seré jamás: neoliberal. Desde allí escribo. Quien avisa no traiciona, agregando que este gobierno no es más de lo mismo. Lleva el sello de algo distinto que tanto Júpiter y Urano como Plutón y Saturno, proponen,



NOTA: cuando digo "poder económico", "poder económico real", léase: gerentes de empresas multinacionales, gerentes, ceos, FMI, buitres, EEUU y todo aquel que pretenda como personales, las ganancias del pueblo. Saludos!

210 vistas

© 2023 by Flora Day. Proudly created with wix.com

  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now