Gabriela Borraccetti

El Universo en tí

Buscar

Mercurio y el eclipse - Psicoastrologuia

Estamos en medio de dos eclipses. Uno que se manifestó el 30 de abril y otro que viene en camino para el 16 de mayo.



Estos eventos celestes no tienen bellas palabras para definir cambios que necesitamos hacer. Y esto no es por maldad de la vida, sino porque los grandes aprendizajes, necesitan de mayores complejidades.


Como siempre cuando el cambio es profundo, involucrará palabras tales como "final", "pérdida", "estafa", "muerte y resurrección", "separación", "guerra" y en general, todo lo que implica Eros y Tánatos, o como mayormente llamamos a cosas relacionadas con la vida y la muerte, con las herencias, las propiedades, lo mío y lo nuestro, etc.


La retrogradación de Mercurio, nos va a enseñar de manera diversa, a hallar explicaciones que tendremos que ir a buscar al fondo de la psique, es decir, aquellas que no encontraríamos como si juntáramos hojas del suelo o viésemos a simple vista en un abrir y cerrar de ojos.


Para estos tiempos, tendremos que penetrar en el significado de las cosas que cumplen de verdad, la función de mantenernos en pie y un poco volver a releer "El Principito" que nos dice que "lo esencial es invisible a los ojos".


Si tenemos problemas con los celos, las venganzas, la posesividad, el apego a lo seguro, sentimientos de envidia, si estamos demasiado a la defensiva o al ataque, si tenemos temor de perder control, - a través del dinero, de las relaciones, de los amores de cualquier tipo-, o cosas que dichas así parecen nimias, - como el miedo de entrar en discordia o mostrar diferencias de valor-, Mercurio nos obligará a entender la lección por medio de lo que en realidad, no es una quita, sino un aprendizaje.


Sé que decir esto y que algún lector esté pasando por una gran pena, carencias o problemas, no será de lo más alentador. Por ahí alguno de Uds. quisiera mandarme al mismísimo infierno por enumerar estas cosas como si no diesen "miedo". Sin embargo, con el tiempo, miraremos hacia atrás y habremos encontrado cambios que en este momento, ni podemos calcular.


Este dios alado viene a dar vuelta el concepto de "estabilidad" y "confiabilidad". De verdad que nos creemos los dueños de una verdad inalterable?. De una mente clara 100%?, de un modo de apreciar las cosas de manera práctica, objetiva y fría?. De verdad creemos que nuestra mente no necesita descanso?. Que nuestras palabras son decretos y que la vida es un camino sin curvas, bajadas y subidas?? La vida es un eterno cambio que muchas veces no decidimos.


Este es el momento en el que Mercurio puede ejercer más que nunca su función de Psicopompos, el único capaz de bajar al Hades y cerrar los ojos de los vigilantes para pasar desapercibido por el túnel del mismo infierno. Es el inconsciente mostrándonos su poder, a la vez que refleja a nuestro pobre ego envanecido, llorando por no haber podido controlar o anticipar determinada circunstancia. A nadie le gusta sentirse "títere" de algo que no ve. O de alguien a quien no puede dominar.


En algún punto de su recorrido, rodeado de eclipses como si ya no fuese suficiente estar retrogradando, pareciera que el dios alado se nos burlara en la cara, mostrándonos que poco podemos hacer ante algunos hechos. En este momento, la palabra "seguridad", será una de las más cuestionadas. Y ya veo a más de una persona temblando por lo que acaba de leer. No se apure!, no se desmaye que retrogradar es necesariamente mirar hacia atrás y ver: cuantas veces aprendimos del error. Seguro que muchas más veces de las que aprendimos del festejo. Eso como para empezar.


La otra conclusión, es que de vez en cuando necesitamos renovar el concepto de lo que significa la "muerte" de algo. Tememos lo que desconocemos y la muerte es el paradigma máximo de lo desconocido. La locura es otra, la diversidad sexual, - en otro tiempo ha sido un tabú infranqueable y aún para algunos lo sigue siendo-, también y los temas de dinero y financieros, son puntos que de seguro, participarán de esta revisión y resignificación de conceptos.


Así que mientras Ud. cambia de trabajo, o de banco, o de amistades, o de conceptos, o de estado, -de sólido a líquido y de líquido a gaseoso-, la vida nos va a mostrar que en realidad nada se pierde, nada se gana, todo se transforma.


Algunas transformaciones para que sean tales, tienen que doler un poquitín. Y para que no se imaginen cosas tan terribles, les cuento lo que a mí me sucedió a las puertas del eclipse y la retrogradación de Mercurio: me hicieron caer en una estafa que si no hubiese sido por estar con la cabeza en otro lugar, llena de cosas y preocupada por otras-, jamás me hubiera pasado. La bronca y la impotencia, mezclada con un autorreproche de "yo sé de esto, como me pudieron engañar", me hicieron olvidar incluso de que don Mercurio estaba allí, auspiciando la pérdida de la mitad de lo que había trabajado. No me morí. Estoy viva, pero salieron recursos de otros lugares, Quizá no en el mismo formato de dinero. Pero hubo compensaciones y tuve la suerte de recibir gestos y frases que me ayudaron más de lo que perdí (tengo a Júpiter cuidándome un poco). No me salvé de pasar un momento de terror, no podré evitar ajustarme un poco en gastos pero tampoco perderé la posibilidad de ver otros valores que son más poderosos y necesarios para mí.


Cada uno encontrará los suyos. Es solo cuestión de aprender a leer las cosas de otra forma.


Es un momento para descubrir lo que nos da temor por desconocimiento.

Hablamos mucho de la libertad pero es a lo que más tememos. Solemos mantener a raya un montón de cosas que en vez de ser "rayas", son barreras, inhibiciones, miedos, mandatos, condicionantes que solo sirven para empequeñecer nuestra vida y ver finales donde no los hay.


Cuando está en juego el eje Tauro-Escorpio, lo que hay que recordad es lo que ya dije antes: "nada se gana, nada se pierde, todo se transforma" o volviendo al Principito, "Lo esencial es invisible a los ojos".

109 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo