top of page
Gabriela Borraccetti

El Universo en tí

Buscar

Como detectar a Júpiter en tu Carta Natal - Psicoastrologuía

Llegamos al final del 2022 y para cerrar el año, es mejor hacerlo con "fuego", el elemento que a mi juicio aporta felicidad, chispa, color, alegría, ideales, esperanzas, fe y la búsqueda de todo lo que beneficie el ánimo, el bolsillo, la consciencia y la visión de futuro. Eso sí, hay que tener en cuenta que un exceso de fuego, puede provocar incendios


Si bien es llamado, con justa razón, el "Benéfico Mayor" del cielo; su tendencia a ensanchar todo lo que toca tiene sus desventajas, puesto que puede agrandar también nuestra cerrazón, nuestra avaricia, nuestro ego, nuestra capaidad de creernos dios o nuestro pesimismo.




Júpiter es, según lo que he visto en estos años de astróloga, pero antes que nada; psicóloga, quien brinda la mayor posibilidad de crecimiento casi en cualquier ámbito. Que quien esté equilibrado entre sus responsabilidades y su fe, entre lo que toca y lo que intuye, entre la esperanza y la valentía de enfrentar la oscuridad, obtiene las recompensas de este dios.


Por otra parte, es cierto que en las Cartas Natales de personas cruzadas por fuertes conmociones, la presencia de Júpiter puede dar la oportunidad de, lejos de resnetirnos con la vida, sacar de ella siempre lo mejor; lo cual no quiere decir bajo ningún punto de vista, evitar o morigerar las experiencias que por ej, se asociarían con tensiones hacia Marte, Urano o Plutón. Aquí no hay que olvidar a Quirón, otro ilustre Centauro, cuya sabiduría, a diferencia de la de Zeus, no nace del gozo y la fe, sino del dolor. La unión de ambos es signo de grandes sanadores y bajo su energía, pueden surgir poderes de resiliencia, pero tabién de un profundo saber espiritual y maestría. Los grandes transmisores del conocimiento, deberían tener siempre aspectos que unan estas cualidades.


La Posición de nuestro Júpiter Natal por Signo y por Casa, sumando los aspectos que éste reciba, señalaran que es aquello que deseamos ver incrementado, lo sea, y aunque este planeta se encuentre en una casa Material, su mayor don, siempre será encontrar el significado más profundo de algo que en definitiva, pertenezca a un reino más psi y más espiritual que terrestre. Quien más, quien menos, conoce que el Signo al que rige, mitad caballo, mitad arquero que apunta al cuelo, pertenece a lo terreno por la fuerza, pero que destina su máxima altura y visión a apuntar a las estrellas. De hecho, a un Júpiter en Casas de Tierra, II, VI y X, se lo suele asociar a cierta ambición o amor por las posesiones materiales. Sin embargo, la invitación es atisbar el grado de libertad que eso puede dar si no nos hace falta. Siempre que no exageremos, encontraremos que mucha gente desea el dinero no por el dinero en sí, sino porque quedaría libre de hacer las valijas e irse a buscar nuevos horizontes. Quien no se haya sentido rico con lo que tiene, será el avaro que no tendrá nunca suficiente parar sentirse a salvo y por ende, será esclavo de su patrimonio y no libre de hacer lo que le venga en ganas.


Júpiter es muy hábil para captar lo que nos explica el sentido de la vida. También es un gran intérprete respecto del funcionamiento de las leyes naturales, de las diferencias culturales, de lo simbólico y de aquello que requiera algo más que disponder de mucha información: es conocimiento adherido a lo esencial y más importante de la existencia. Quizá parezca tonto, pero quien podría existir sin explicarse cosas básicas como el famoso "para qué estoy aquí" o "cual es mi propósito", "que significa que esto me esté sucediendo" o preguntas existenciales que nos permitan creer que nada es en vano y que en todo, hay un saber que no es asequible sin explorar más allá. Saber que tenemos un un motivo para saltar obstáculos, para vivir y seguir a pesar de todo, es la función más hermosa de este benefactor celeste.


Detectamos la acción de Zeus cuando nos ponemos en modo "filosófico", es decir, cuando nos preguntamos por los motivos primeros o últimos de determinadas situaciones., cuando queremos comprender y cuando buscamos, defendemos o queremos llegar a LA VERDAD de cualquier cosa.


Según el planeta con el que venga asociado en la Carta Natal, -o incluso cuando entre en contacto por tránsito con alguno con que no tenga contacto directo-, se encargará de amplificar también la función de su "socio" planetario. Con Marte pareceremos guerreros al ir por lo que queremos. Nuestras acciones son a capa y espada, competitivos y llenos de fe. Tabién de agresividad! Nos podemos volver demasiado apresurados y sin pensar, haremos cosas que quizá nos hagan tropezar, pero igual, al tratarse de Marte, nos levantaremos para volver a emprenderla. Si en cambio Júpiter se asocia a Saturno, impican lucha pero esforzada, de esas que al final darán un fruto pero no sin haber aprendido cautela, trabajo, paciencia y tiempo..., mucho tiempo. Con Venus pareciera que la abundancia estará siempre a un paso, y cada vez que Júpiter active a Afrodita, el amor, -sobre todo el más aventurero, libre y sin maldad, estará allí mostrándonos lo divertido que puede ser vivir como si no existieran los límites. Es como una suerte de "imán" para las aventuras que a las personas que buscan "seguridad", puede no darles mucha gracia, pero que también puede derivar en algo que adoran: ganancias jugosas y un buen pasar. No descartemos la atracción por todo lo bello y gusto por simplemente, ver pasar las nubes y sentir el perfume de las flores, los cuerpos y la naturaleza. Si esto te sucede, podrías decir que esta no es una hermosa vida? . Pues bien, distinto será si Júpiter toca a planetas como Plutón, porque ahí lo que crece es nuestra capacidad de ponernos paranoicos y esconder todo lo que está a la vista. Probablemente también estemos en búsqueda de cosas que se hallan descendiendo por debajo de los niveles de la ocnsciencia, la Tierra o el mundo de lo visible. Esto no tiene por qué ser negativo, y una de las mejores asociaciones entre este par, puede dar conocimiento secreto, oculto y poder. El tema, como siempre lo es con Plutón, es para qué se usa dicho poder. La bomba nuclear se creó con un fin muy diferente de aquel para el cual su fórmula.

En el momento en el que El Benéfico Mayor toque a las luminarias, causará un deseo de tener más de lo que ambos simbolizan: en el caso de la energía solar, mayor consciencia, conocimiento, hijos, oro, prestigio, centralidad, mando, protagonismo, sabiduría. Un exceso de estas cualidades puede causar pedantería y es allí donde en lugar de suerte, trae a mucha gente con alfileres dispuestas a pinchar el globo de esa "inflación". Y por cierto, la inflación también es una posible consecuencia que se puede trasladar a lo económico, a lo mental o incluso a "la panza". El exceso se sentará en el banquete al que Júpiter te invite. En el caso de la Luna, los buenos sentimientos, las personas que ayudan emocionalmente, el hogar, el lugar donde vivimos, la familia, la comida (aquí es donde las dietas se van al diablo), y las ganas de sentirnos con el corazón rebosante, se harán presentes a través de situaciones como hogares más espaciosos, panzas más grandes o creación de calidez (ambas son formas de hacer lo mismo). Por lo general deseamos viajar y nuestro humor toma un tinte mucho más sereno y afable. La buena predisposición es mucho más notoria y mucho más difícil enojarse, salvo que nuestra Luna esté teñida ya de antemano por caracteres más disruptivos.


Cuando el dios del cielo toma contacto con Urano, se nos abren puertas impensadas, tales como hacer desde nuevos descubrimientos, hasta ver caer una fortuna sin hacer mucho esfuerzo. En realidad más que de "hacer dinero" o tener un "golpe de suerte" se trata de obtener algo que no esperábamos de un modo que no preveíamos. El encuentro con un ovni, también podría pertenecer a estos ámbitos. Ambos planetas tienen en común los temas del conocimiento abstracto y muchas veces canalizan o por lo menos funcionan, como un lugar en el que hallar verdades. Descubrir algo por accidente, mejorar algo que no nos hayamos propuesto, Intuir hacia donde se dirigirán las nuevas tendencias, descubrir la idea del bien, hallar a "dios" dentro nuestro o iluinar nuestra vida gracias a un "rayo" benéfico, pueden ser manifestaciones de este aspecto. No quiero dejar de nombrar el encuentro con personas muy adelantadas, nuevos amigos y sobre todo, la conexión con temas humanitarios. Como dato de "color", aunque no menos important, las personas que viajan mucho en avión, suelen tener estos planetas asociados de alguna manera, y es que tanto Urano como Júíter, son dioses celestes que no se sienten cómodos con temas de la Tierra. Los astrólogos y en general, los que se dedican a temas que no son tan de pies en tierra, notarán que con una influencia de este tipo, crecen las ganas de tomar un cohete a la Luna y ver que ha más allá.


Por último, sentiremos que Júpiter estará cerca de Neptuno cuando se nos revele algo de lo místico, algo que nos aporte una gran capacidad de comprensión y empatía y sobre todo, cunado veamos funcionar la generosidad de una forma maravillosa. Es típico que también se nos haga el alma tan sensible como para querer rescatar todo lo que vemos a nuestro alrededor como necesitado o abandonado. Los que rescatan animalitos no sienten que solo rescatan. Los aman. Y pueden no tener ropa. Pero no pueden dejar de amar a sus incondicionales huéspedes de alma. Ya los habrás oído decir que ellos "hablan sin hablar" y es cierto que Júpiter cerca de Neptuno, entiende lo que no se entiende con palabras.


Después de este pequeño catálogo, concluímos que sus tránsitos hacen modificaciones en como nos explicamos la vida, que sentido le damos, en que creemos. nos espiritualizamos, hacemos consciencia, tenemos material como para sanar y caer en buenas manos. También podemos regodearnos en la comodidad y no hacer nada, y eso sería algo así como perder oportunidades. Si estamos desbalanceados y somos egoístas, también crecerá el egoísmo. Así como hace crecer flores, hace crecer espinas. Podar lo que pincha, lo que duele o lastima, es la mejor oportunidad del planeta porque si nos quitamos el lastre de encima, la recompensa es la mejor que la vida nos puede dar: vivir felices. Y sí, se puede, aunque Ud. no lo crea, pues felicidad no es andar todos los días de fiesta sino en común unión con el alma.


Recuerda que cuando te sientas optimista, alguien te de una mano, recibas ayuda, encuentres un buen médico, consejero, psicólogo, astrólogo, un credo, una verdad, generosidad, flores en invierno y en verano, es porque Júpiter está rondando tu mandala de nacimiento. No dejes ese tiempo liberado al azar. Pues si bien este planeta tiene mucho que ver incluso con los juegos de azar, -porque sentimos que podemos ganarlo todo y es ahí cuando lo perdemos todo-, es muy pero muy recomendable dar los primeros pasos en dirección del lugar al que queremos llegar mañana. El futuro es un tiempo que le interesa mucho a este dios. Y por cierto, si queres saber un poco acerca de lo que vendrá, es un buen tiempo para consultas, hallar guías y gurúes. Simplemente mide bien si tienes ya en tus genes astrales, la protección suficiente como para no caer en manos demasiado "alagüeñas".


Con toda la suerte, buen fin del 2022. Este será el último artículo de este ciclo al cual queremos cerrar de la mejor manera. Lo hemos hecho con este dios celeste que de bondad tiene mucho y eperemos que lo ayudemos a desparramarla aún más en nuestra Tierra. Felicidades!!!!, hasta la próxima y que sea para todos, lo mejor. Salud, dinero, amor y CONSCIENCIA!


77 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page